Miradas y Palabras sobre la Transición en la Región de Murcia

La exposición Miradas y Palabras sobre la Transición en la Región de Murcia. Homenaje a Antonio Pérez Crespo, constituye una bella muestra política de nuestro pasado reciente. A través de uno de sus objetos y facetas aparentemente más sencilla, vulnerable, débil, fugaz y perecedera: el cartel electoral, se muestra y presenta la fuerza y potencia del lenguaje, de los símbolos y, sobre todo, de las iniciativas, propuestas y exposición de problemas socio-políticos y económicos mediante sugerentes imágenes que forman parte de la Transición democrática.

No se trata de aplicar un sentido revisionista a nuestro reciente pasado sino de recuperar en nuestro actual presente el futuro que se propugnaba, proyectaba e imaginaba en un pasado que hoy, transcurrido el tiempo, se ha convertido en presente y, por tanto, nos permite analizar el resultado de lo conseguido, así como los puntos fuertes y débiles de la sociedad de la Región de Murcia respecto a sus desafíos y proyectos actuales y el origen de los mismos.

Pero esta exposición supera sus posibilidades expositivas, con ser muchas y diversas respecto a la historia de nuestra Región, al rendir justo homenaje a uno de los protagonistas básicos y esenciales en el proceso de la Transición en la Región de Murcia. Antonio Pérez Crespo lideró algo más que una determinada opción política concreta en el contexto del nuevo pluralismo político al que se asomaba España a finales de la década de los setenta del siglo XX. No es el momento ni el espacio para señalar la significación política y cultural de este personaje, pero sí de indicar y subrayar desde su curiosidad personal e intelectual en las distintas facetas de la vida, hasta su gusto por la bibliofilia y el coleccionismo-esta exposición es, precisamente, un Prólogo 10 buen ejemplo-, así como el convencimiento de estar construyendo-durante sus años de plena actividad y compromiso político y social- un futuro que se hacía historia en cada día que pasaba; creo, sinceramente, que todo ello convirtió a Antonio Pérez Crespo en un hombre singular de política y cultura, ambas con mayúsculas, de la Región de Murcia.

Una Región que, precisamente, ha tenido el privilegio de contar con un primer presidente del ente preautonómico denominado, en aquel momento, Consejo Regional, al que adornaban una serie de virtudes que proyectó sobre un edificio que se comenzaba a levantar de la nada y en el que la iniciativa, el buen sentido político y la defensa de los intereses de la Región de Murcia en un contexto de nueva organización política-de complejidad notable- del Estado de las Autonomías, fueron sus denominadores comunes que, además, logró trasladar a quienes trabajaron con él, independientemente de la opción política de que se tratase.

Compartimos amistad, tuvimos intereses mútuos e incluso temáticas y problemas personales de similar origen. La presencia de Antonio Pérez Crespo en la institución que presido, siempre estuvo relacionada con su intensa actividad de escritor en defensa de los intereses y los temas prioritarios sobre la Región de Murcia, especialmente el agua, así como en la celebración de las Juntas de Patronato y actos que bajo su presidencia llevó a cabo la Fundación Centro de Estudios Históricos e Investigaciones Locales Región de Murcia, cuya solemne constitución tuvo lugar en la Asamblea Regional el 21 de marzo de 1995 bajo el mandato, en aquel momento, de José Plana Plana.

En mi calidad de Presidente de Honor de dicha institución, y en el año en el que se celebra el treinta aniversario de la aprobación por las Cortes Españolas (9 de junio de 1982) del Estatuto de Autonomía de la Comunidad Autónoma de Murcia, no sólo me parece de justicia rendir homenaje a quien sintió tan profundamente esta Región y puso su máximo empeño por la defensa de sus intereses a lo largo de toda su vida en distintas facetas y actividades, tanto políticas como empresariales, investigadoras y creadoras de opinión, sino de obligado cumplimiento institucional. Palabras con las que deseo cerrar esta breve pero sentida intervención a una exposición en la que late el corazón, el sentimiento y la entrega a Murcia y a sus tierras de un hombre sencillo, nacido en Valladolises pero que abarcaba en su pensamiento todo nuestro amplio, diverso y rico territorio regional.

Lugar: Murcia

Fecha: 25 de abril de 2012

Política de privacidad

2019 - Fundación Centro Estudios Históricos